Archivo de la categoría: Orquideas

Orquideas in vitro

Cultivo de Paphiopedillum

Distintas especies de “Pafios”, “Paphios” existen prácticamente en todos los continentes y tal vez ninguna otra orquídea despierta tanta excitación y dedicación como estas plantas semi-terrestres. Los “pafios” son de las orquídeas más fáciles de cultivar dentro de casa requiriendo una buena cantidad de luz brillante y temperaturas templadas para producir una de las flores de más larga duración y más exóticas del mundo de las orquídeas.

LA LUZ

Suficiente luz es importante para un crecimiento sano y floración adecuada.
Provéase de luz brillante más no sol directo, en casa colocar en una ventana sombreada orientada al este o al oeste. Las hojas deberán permanecer firmes y semi erectas de manera natural y no hojas caídas y de un verde muy oscuro. Hojas caídas y débiles indican falta de luz.

TEMPERATURA

Plantas maduras requieren una diferencia de entre 8° y 10° C entre el día y la noche. Provea noches de 12° a 15° C y días de 20° a 30° C. Plántulas más pequeñas requieren en general de 3° a 5° C más que las plantas adultas.

RIEGO

Plantas adultas nunca deberán de secarse por complete entre riegos y las plántulas requieren aún mayor atención a la humedad. En época de secas y zonas de baja humedad riegue diario. En época de lluvias con humedad alta riegue 3 veces por semana.

HUMEDAD

Los “Pafios” requieren humedad relativa del 60 al 70 por ciento. En casa colóquelas en bases con piedras planas húmedas. En invernadero use un humidificador si las condiciones lo requieren.

FERTILIZANTE

Debe ser proveído de manera regular, ya que la mayoría de los sustratos tienen muy poco, sin embargo, los Paphiopedilums crecerán y florearán sin tanto fertilizante como requieren otras orquídeas.
Aplique un fertilizante foliar balanceado (20-20-20 o 12-12-12 ) (Diluido en agua) de manera seminal, pero usando tan solo una cuarta parte de lo recomendado por el productor al hacer la mezcla con agua.

SEMBRADO

Deberá cambiar el sustrato cada uno o dos años antes de que se pudra demasiado la corteza o musgo. Lo puede hacer justo cuando termina la floración usando una mezcla de sustrato fino que drene bien pero retenga suficiente humedad.

Cultivo de Cattleyas

Cattleyas

Las Cattleyas son de las orquídeas más populares. Su cultivo comúnmente se usa como una base de comparación con otros tipos de orquídeas. Las Cattleyas y sus muchos híbridos aparecen en muchos colores, formas y tamaños. El cultivo varía ligeramente entre cada uno de éstos. Esta hoja ofrece una guía general del cultivo de la Cattleya. Como muchas otras orquídeas cultivadas, las cattleyas son plantas epifitas o aéreas. Han desarrollado órganos de almacenamiento de agua, llamados pseudobulbos, y tienen raíces grandes cubiertas de un esponjoso velamen para retener agua. Están acostumbradas a estar secas en la raíz entre riegos y por ello deben sembrarse en un sustrato que drene muy bien.

LA LUZ

Es el factor más importante en el cultivo y la floración de las cattleyas ya sea en casa o en invernadero. Luz brillante y algo de sol debe ser proveído a las plantas, sin dar sol directo al medio dia. Esto quiere decir colocar en una ventana orientada hacia el este, al sur con algún filtro o al oeste, o un sombreado del 30 al 50% dentro de un invernadero. Las hojas deberán tener un color verde medio y los pseudobulbos deberán estar erectos sin el requerimiento de un tutor.

TEMPERATURAS

Deberán oscilar entre 13 y 16° C por la noche y de 20 a 30° C durante el día. Las plántulas deberán tener temperaturas nocturnas de 2 a 5° más altas. Un diferencial de10 a 15° entre la temperatura diurna y la nocturna es recomendable, especialmente para plantas adultas. Temperaturas diurnas más altas (hasta 35° C) pueden ser toleradas, si la humedad y la corriente de aire son incrementadas.

AGUA

Debe proveerse de dos maneras: en la maceta con el riego y en el aire con la humedad. El riego en la maceta se rige por muchos criterios: tamaño y tipo del contenedor, temperatura, luz, etc. Las cattleyas adultas necesitan secar bien antes de ser regadas nuevamente. Las plántulas requieren más humedad constante. Las plantas en crecimiento requieren más agua que las que están en etapa de descanso. El agua por debajo de los 10° C puede lastimar las plantas, así como agua muy alta en sales.

HUMEDAD

Debe ser del 50 al 80 % para cattleyas. Esto puede ser dado en casa mediante la colocación de las plantas en charolas con grava o piedras de río parcialmente llenas de agua de tal manera que las macetas no toquen directamente el agua. Siempre deberá haber una corriente de aire alrededor de las plantas para evitar desarrollo de hongos y bacterias, especialmente si hay demasiada humedad o la temperatura es fresca. En el invernadero, el incremento de humedad se logra mejor con un humidificador.

FERTILIZANTE

De manera regular, si planta en corteza una fórmula con contenido alto en nitrógeno (como 30-10- 10) es recomendada. En cualquier otro sustrato use una fórmula balanceada. En etapa de crecimiento activo, las plantas requieren de fertilizante al menos cada dos semanas y cuando no hay crecimiento activo al menos una vez al mes. También se puede aplicar fertilizante con cada riego aplicando una cuarta parte de la dilución recomendada. Un lavado con agua pura cada mes es recomendado para evitar una sobre acumulación de sales del fertilizante.

SEMBRADO

Es necesario cuando el rizoma de la planta sobresale del borde de la maceta o cuando el medio de cultivo empieza a deteriorarse y a no drenar bien (usualmente cada 2 o 3 años). Es mejor re-enmacetar justo antes de que nuevas raíces salgan del rizoma, después de floración o en primavera.

Hasta que la planta tenga al menos seis psudobulbos maduros, generalmente se deberá poner en una maceta más grande y no dividir la planta. Si se divide la planta, al menos se deberán mantener de tres a cinco pseudobulbos por cada división. Seleccione una maceta que aguante al menos dos años de crecimiento antes de que se sature.